MITOS Y VERDADES SOBRE EL QUESO 

Uno de los alimentos más antiguos y populares es el queso. Destaca por ser un alimento versátil que se utiliza como ingrediente en platos de todo el mundo desde hace miles de años. Sin embargo, hay muchos mitos que se han creado acerca de este alimento que no son ciertos. Por ello, este blog lo dedicaremos a desmentir o reafirmar todos aquellos bulos que se han creado acerca de su consumo. 

  1. EL QUESO ENGORDA

Este mito sobre el queso es probablemente uno de los más conocidos. El queso es un alimento con muchas cualidades nutricionales pero, al igual que todos los alimentos, es importante consumirlo con moderación y tener un estilo de vida saludable para que nos sea beneficioso.

El queso no es una fuente de grasa saturada innecesaria. Es preciso saber que esta grasa puede llegar a tener más de 400 tipos de ácidos grasos y muchos de ellos ayudan a la síntesis de proteínas, al desarrollo del cerebro y el sistema nervioso o a mantener la estabilidad de las membranas celulares, entre otros beneficios. 

  1. EL CONSUMO DE QUESO AUMENTA EL COLESTEROL

La verdad es que el queso no afecta al colesterol ni es perjudicial para la salud, de hecho ayuda a reducir la tensión arterial. Así lo corrobora el documento “Consenso sobre las grasas y aceites en la alimentación de la población adulta”, elaborado por la Federación Española de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD).

También un metanálisis que ha analizado 17 estudios prospectivos ha llegado a la conclusión que el consumo de 200 ml de leche al día se asocia modestamente con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

  1. EL QUESO NO CONTIENE MINERALES

Hay muchos tipos de queso y cada uno tiene unos valores nutricionales diferentes, sí, pero hay algo que todos los quesos tienen en común: importante cantidad de minerales, como el calcio, el fósforo, el manganeso o el potasio.

  1. NO ES APTO PARA INTOLERANTES A LA LACTOSA

Ser intolerante a la lactosa no impide que puedas consumir queso. Hoy en día hay muchos quesos que de forma natural no contienen lactosa y otros que la eliminan en el proceso de elaboración. Te recomendamos que comas quesos maduros, ya que tienen menos lactosa y quesos grasos y con leche de cabra, ya que son más digestivos.

  1. EL QUESO AYUDA A CONTROLAR EL APETITO

El queso es un alimento saciante que ayuda a controlar el apetito al tener un alto contenido en proteínas. Si buscas evitar picotear entre horas, el queso es una buena opción para llenar el estómago de forma saludable.

  1. SE PUEDE COMBINAR CON UNA GRAN VARIEDAD DE ALIMENTOS

Si bien degustar el queso sin acompañamiento es una buena idea, combinarlo con otros alimentos también es buena opción. Dependiendo del tipo de queso que sea, se puede combinar con vino tinto o blanco, con pan artesanal, con tostadas, frutas naturales, confitados, etc…

  1. SU CONSUMO AYUDA AL BUEN FUNCIONAMIENTO DEL ORGANISMO

Al contener vitaminas, proteínas y minerales, el queso es beneficioso para el organismo, por eso incluirlo en nuestra dieta es una buena idea. Además, también aporta ácidos grasos como el Omega 3, ácido fólico y aminoácidos.

El calcio y las proteínas presentes en la leche son, junto al flúor y otros elementos de la dieta, decisivos para alcanzar un buen desarrollo de las piezas dentarias y mantenerlas sanas.

¡Ahora ya sabes un poquito más sobre el queso y los mitos y las verdades que lo rodean!

Comments are closed.